SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, territorio, turismo

Hacia la sostenibilidad territorial: la experiencia turística

La ponencia, en formato webinar, sirvió para exponer como un territorio puede realizar la transición hacia la sostenibilidad y como el turismo también forma parte de la estrategia.

A finales de abril, nuestro director de proyectos, Daniel Gutiérrez, inauguró las Sesiones de Intercambio de Conocimientos organizadas por la Plataforma  de Profesionales por la Regeneración del Turismo, #TurismoReset.

El ponente inició la argumentación explicando que antes de tratar de políticas sectoriales es importante reflexionar sobre el territorio y su futuro. Sólo desde una visión territorial amplia es posible posteriormente afrontar elementos que condicionan el desarrollo como puede ser el turismo, la economía, las políticas educativas, culturales, el entorno ambiental…

Siguiendo esta visión inicial, la presentación giró alrededor de las estrategias territoriales de desarrollo y lo fundamental de establecer los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 como ejes básicos y hoja de ruta para el futuro de un territorio.

Una vez determinada la estrategia territorial sostenible es posible concretar las políticas sectoriales, que evidentemente y coherentemente también se han de basar en la sostenibilidad. En relación a las políticas turísticas, y siguiendo el interesante documento de la Red Española para el Desarrollo Sostenible -REDS- Guía para un turismo sostenible‘:

«… el turismo ha de colocar en su horizonte de desarrollo el alcance de los ODS y hacer converger todas las políticas y las acciones hacia ello. Es decir, se hace necesaria una nueva ‘cultura del turismo’ en la que se manifieste una visión integrada del desarrollo a largo plazo y de la capacidad de futuro de los asentamientos humanos y el rol, más o menos importante, que juega el sector turístico con sus impactos directos e indirectos …».

La presentación tuvo cinco bloques que podéis analizar y valorar:

  1. El marco de la sostenibilidad.
  2. Los valores del territorio.
  3. El territorio sostenible.
  4. Hacia la destinación turística sostenible.
  5. Experiencias turísticas sostenibles.

No queremos finalizar este post sin agradecer a la plataforma Turismo Reset la oportunidad que nos brindó. En este sentido aprovecho para pediros que, si todavía no lo habéis hecho, firméis el Manifiesto #TurismoReset por un nuevo turismo comprometido con la sostenibilidad.

A continuación compartimos el vídeo de la presentación. ¡Esperamos que sea de vuestro interés y os invitamos a comentarlo!

anoia, ciudadanía, diagnosis cultural, Paisaje Cultural, Penedès, SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, territorio, turismo

El futuro y los retos del turismo en el ámbito Penedès

Diagnosis Cultural fue invitada a realizar una charla sobre el futuro del turismo en el ámbito del Penedès. Planteamos una pequeña ponencia alrededor de dos ejes temáticos. Se acaban de publicar las actas del congreso y os dejamos con el resumen de la intervención de Daniel Gutiérrez.

Aspectos importantes entre la actualidad y una estrategia puesta en el 2030

  • Posición geográfica
  • Diversidad
  • Infraestructuras

Retos turísticos en el ámbito Penedès

Hay más retos, pero destaco tres…

  • La sostenibilidad
  • El cambio climático
  • ‘Alt penedesitat’ vs. identidad poliédrica

A continuación os ofrecemos el resumen de la conferencia que se ha publicado en las actas del congreso. Está en catalán, pues así se ha publicado originariamente. Lo tienes en español aquí.

El futur i els reptes del turisme a l’àmbit Penedès

Valors i estratègia.

El turisme és una activitat estratègica pel Penedès, que no pot ser treballada només des d’una vesant economicista. És necessari un enfoc territorial que abraci tots els aspectes que hi formen part. Economia, si, i també cultura, natura, infraestructures, coneixement, paisatges, patrimoni, societat… i per suposat, les persones. Centrem el debat en el territori i el seu esperit o identitat com a element d’estratègia i posteriorment enfoquem el turisme.

El Penedès 2020 i el viatge vers el 2030.

 Hi ha un conjunt d’aspectes que defineixen l’àmbit Penedès en l’actualitat sobre els que cal avançar per desenvolupar l’estratègia vers l’any 2030. Poso el focus en tres: posició geogràfica, diversitat i infraestructures.

Posició geogràfica:

Barcelona. La seva potència econòmica, social i política condiciona tot allò que passa en el seu entorn. El Penedès i el seu desenvolupament estan estretament lligats a la proximitat de Barcelona i la seva influència des del punt de vista econòmic, social i polític. És més, les decisions estratègiques sobre el territori es prenen, en molts casos a Barcelona.

Des del punt de vista turístic, el Penedès se situa a mig camí entre Barcelona i Port Aventura. Dos pols turístics de primera magnitud que se situen a menys d’una hora tant en vehicle particular com en transport públic. Aquesta posició presenta moltes potencialitats en relació a la desconcentració i diversificació de l’oferta turística de Barcelona i la Costa Daurada.

Diversitat:

L’àmbit Penedès és divers i complex. Les comarques que en formen part tenen trets diferencials entre elles i dins d’elles. Certament hi ha un binomi que treballa molt bé, gràcies a les seves relacions econòmiques, socials i d’infraestructures, que és el Penedès-Garraf. Cal obrir l’enfoc cap el Baix Penedès i l’Anoia.

Des del punt de vista turístic, dins de l’àmbit Penedès trobem un conjunt de marques turístiques que dibuixen la diversitat (Costa Barcelona, Paisatges de Barcelona, Costa Daurada). No cal viure-ho com un problema, al contrari, la diversitat és una oportunitat. Ara bé, cal focalitzar i treballar molt bé aquest aspecte, des d’un punt de vista administratiu, però també entre i amb els agents turístics privats. En aquest aspecte la narrativa del territori, el discurs o relat juguen un paper fonamental.

Les infraestructures:

Aquest és un element bàsic en el territori, perquè l’ordena i dóna cohesió. I la cohesió ho és tot, si es vol pensar des d’un punt de vista territorial acollidor i empatitzador amb totes les realitats existents. Qualsevol decisió que retalli les potencialitats d’un dels territoris anirà en contra de tot l’àmbit i allunyarà els ciutadans de la comprensió.

La connectivitat també és un aspecte fonamental. En aquests moments no es garanteix la fibra òptica a tots els territoris. En un món digital, la connectivitat és bàsica per mantenir la vida en zones rurals, com els existents en una parts importants de l’àmbit Penedès. El diàleg rural-urbà és un eix que no es pot perdre i cal reforçar.

Des del punt de vista turístic és necessari abordar les connexions internes de l’àmbit , viàries, ferroviàries i el transport públic. Entre les potencialitats cas destacar la possibilitat d’ampliar la xarxa de carreteres turístiques, seguint el model de la ‘Carretera del Vi’. També caldrà treballar unes rodalies (renfe i fgc) amb un enfoc més turística, entre els municipis del Penedès i cap el visitant que arriba de Barcelona. La possibilitat d’un baixador AVE a Vilafranca és positiva si facilita la desconcentració turística a Barcelona i diversifica la despesa dels visitants.

Alguns reptes turístics de l’àmbit Penedès:

Com a reptes, exposo alguns elements que formaran part de l’entorn i que s’hauran d’afrontar mitjançant una estratègia territorial comuna.

La sostenibilitat.

Entès com un element que va molt més enllà dels aspectes mediambientals. L’Agenda 2030 i els 17 ODS són una oportunitat pel territori també des de la vessant turística. La lluita contra les desigualtats, per una millor salut, per la formació, la igualtat de gènere, per l’eficiència energètica, el creixement econòmic per tothom, per modus de producció i consum responsables, per protegir els entorns marins i terrestres… també han de formar part del futur desenvolupament de l’àmbit Penedès.

En aquest sentit, i des del punt de vista turístic ja hi ha comarques que s’estan comprometent amb la certificació ‘Biosphere’. És important avançar i aprofundir en aquest camí.

El canvi climàtic.

Es possiblement un dels reptes més importants. El canvi climàtic és una realitat, i a les nostres mans està continuar accelerant-lo o bé posar les bases per reduir els efectes que generem i adaptar-nos al que vindrà.

Segons estudis de l’IRTA, hi ha models que pel 2040-2050 preveuen un augment de la temperatura de 2,2ºC amb un 20% menys de recursos hídrics. Això afectarà totalment al model de cultius de vinya i d’altres en tot l’àmbit Penedès. Com s’adaptarà el model turístic? Seguirà sent el mateix que l’actual? Només falten 20 o 30 anys.

‘Alt Penedesitat’ vs identitat polièdrica.

Sovint es cau en una visió homogeneïtzadora de l’àmbit Penedès, partint d’una imatge idealitzada de l’Alt Penedès. Serà important fugir i construir una imaginari col·lectiu que abraci la diversitat territorial, les identitats existents i els interessos de la ciutadania.

Des del punt de vista turístic és important treballar la identitat polièdrica de l’àmbit. Una ciutadania que no se senti identificada no esdevindrà prescriptora del territori.

Conclusions:

Aquesta ponència serveix per posar de manifest alguns dels elements que formaran part de l’estratègia territorial i turística de l’àmbit Penedès en els propers anys. La creació d’una estructura administrativa i política a l’entorn de la Vegueria Penedès hauria de contemplar aquests esquemes en els escenaris de futur.

Actualment es desconeix com serà l’evolució de la Vegueria. El turisme, però, no entén de fronteres administratives. A la vegada, els reptes als que ens enfrontem, tampoc coneixen fronteres. Des del punt de vista d’aquest ponent, els territoris implicats en l’àmbit Penedès ja haurien d’estar treballant plegats i sota una visió conjunta per entomar aquest viatge cap el futur i els seus reptes. El treball en xarxa i col·laboratiu, és si o si, més que mai, fonamental.

 

 

 

 

 

SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, turismo

Manifiesto #TurismoReset. Por un nuevo turismo comprometido con la sostenibilidad

Manifiesto para la regeneración del sector turístico a través de un modelo socialmente equitativo, ambientalmente respetuoso y económicamente sostenible.

Daniel Gutiérrez, director de proyectos de Diagnosis Cultural ha formado parte del equipo redactor del Manifiesto #TurismoReset, que tiene como objetivo servir como hoja de ruta para profesionales y administraciones en el camino hacia un turismo comprometido con la sostenibilidad.

Podéis visitar el web de #TurismoReset para descargaros y firmar el manifiesto. A continuación reproducimos el manifiesto en este post:

MANIFIESTO #TURISMORESET

Manifiesto para la regeneración del sector turístico a través de un modelo socialmente equitativo, ambientalmente respetuoso y económicamente sostenible

#TurismoReset es una comunidad compuesta por profesionales de distintos perfiles, procedencias e intereses, que reflejan la transversalidad del sector turístico. Un colectivo que se ha unido bajo el objetivo común de pensar y trabajar por un nuevo modelo de desarrollo turístico, acorde a los desafíos que presenta esta nueva coyuntura. Una visión de trabajo que sea verdaderamente sostenible y responsable, capaz de afrontar los grandes retos a los que se enfrenta no sólo el sector, sino la sociedad en su conjunto.

Nos encontramos ante una situación en la que la unión se hace imprescindible. Al mismo tiempo, se echa en falta una mayor pluralidad de visiones y opiniones en el debate público en el sector, en relación con la mejor salida a la crisis. En este contexto de incertidumbre, conviene no sólo tener en cuenta el corto plazo y actuaciones en clave coyuntural, encaminadas a recuperar los niveles anteriores lo antes posible. Es imprescindible tener también una mirada más amplia, una necesaria visión a largo plazo, en clave estructural, que entienda y corrija aquello que no se estaba haciendo bien en muchos destinos. En este sentido, #TurismoReset se ha convertido en un espacio para la colaboración y el diálogo, reforzando relaciones entre actores y trabajando de manera colectiva en la búsqueda de soluciones regenerativas de la industria.

La actual crisis sanitaria del COVID-19 supone un punto de inflexión en nuestras vidas, que afectará a unas actividades más que a otras. Parece generalizado el consenso de que el turismo será uno de los últimos sectores en recuperarse y, ante una situación tan difícil como ésta, es más necesario que nunca identificar oportunidades.  A pesar de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la sostenibilidad en general están muy presentes en el debate, hace falta ir un paso más allá y proponer ideas y acciones concretas, pensadas en clave de la Administración Pública, el tejido socioeconómico de los destinos, la población residente y los visitantes.

El turismo debe tomar un papel proactivo en esta crisis, convirtiéndose en un agente protagonista del cambio. Está llamado a ser un sector que:

  • Catalice el desarrollo socioeconómico, teniendo no sólo en cuenta los aspectos económicos, sino también indicadores sociales, educativos o culturales.
  • Promueva la igualdad y unas condiciones laborales dignas, que sirvan de ejemplo a otros sectores de la economía.
  • Genere mejoras en la calidad de vida de las personas, a partir del respeto y la conservación de los recursos ambientales y la biodiversidad, reduciendo su contribución al cambio climático.
  • Preserve y potencie la identidad cultural de cada territorio.
  • Adopte la gobernanza como cimiento de la gestión con las comunidades locales en el centro de la planificación.

Ahora mismo cabe preguntarse si queremos de nuevo el mismo crecimiento exponencial en el que estábamos inmersos, en donde la dimensión cuantitativa se ha impuesto a la cualitativa. Debemos aprovechar este momento de pausa para comprender las implicaciones de un incremento continuo en las cifras de viajeros, sin atender a los efectos que se producen en el medio ambiente y la biodiversidad, así como también en las comunidades y sus formas de vida. Es imprescindible introducir en el debate conceptos como la capacidad de carga y los límites del crecimiento, de manera que se minimicen los impactos ambientales, a la vez que se maximiza la rentabilidad social del modelo.

Por todo ello, en este período de urgencia y crisis, este colectivo de Profesionales del Turismo por la Regeneración del Sector considera necesario alzar la voz desde la serenidad y el convencimiento. Defendemos que hace falta darle un nuevo rumbo al futuro del turismo, que se consolide sobre los pilares de un nuevo modelo en torno a las necesidades de las personas y el respeto por el medio ambiente,

Con ese objetivo, y fruto de un proceso de reflexión colectiva, hemos elaborado el siguiente listado de acciones prioritarias. Un punto de partida que pretendemos que sirva como hoja de ruta para profesionales y administraciones y que, a su vez, se irá desarrollando a través de grupos de trabajo multidisciplinares:

1. CATALIZADOR DE DESARROLLO SOCIOECONÓMICO

  • Priorizar modelos turísticos que tengan en cuenta el bienestar de las personas, residentes y visitantes, generando oportunidades justas y equitativas de desarrollo socioeconómico para las comunidades locales.
  • Apoyar la creación de empleo y el emprendimiento a partir del consumo local y de cercanía, para que el turismo se erija realmente en un catalizador de desarrollo y prosperidad para las comunidades.
  • Promover un cambio en los patrones de consumo turístico y en los de movilidad para adaptarlos a una economía más local, donde la calidad prime sobre la cantidad, con especial atención en evitar los procesos de masificación y sobreexplotación de recursos.
  • Rechazar y denunciar aquellas prácticas turísticas que supongan la explotación de personas y animales, promoviendo la igualdad y el respeto a los derechos humanos, y en particular de los grupos de población más vulnerables.
  • Acentuar los análisis de evolución del sector con parámetros cualitativos por encima de los cuantitativos, proponiendo indicadores sociales de medición complementarios al Producto Interior Bruto (PIB).

2. CONDICIONES LABORALES DIGNAS Y DE IGUALDAD

  • Incorporar la perspectiva de género en la planificación turística y en las políticas sectoriales, con el objetivo de promover una igualdad de oportunidades efectiva en el sector.
  • Realizar acciones para la promoción del liderazgo, visibilización y fomento del emprendimiento entre las mujeres y la implementación de buenas prácticas de conciliación familiar y personal, tanto para hombres como para mujeres, dentro de las políticas de recursos humanos.
  • Asegurar un turismo inclusivo, social y accesible, garantizando el derecho de todas las personas al disfrute de la actividad turística y al empleo digno que genere oportunidades de desarrollo para grupos vulnerables.
  • Promover políticas de empleo que favorezcan condiciones laborales justas, faciliten la formación de los recursos humanos y la investigación en sostenibilidad e innovación.
  • Fomentar una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa ambiciosa dentro de las instituciones y las empresas turísticas, comunicando al turista el cumplimiento de los compromisos que se adquieran.

3. PROTECCIÓN DEL ENTORNO Y CAMBIO CLIMÁTICO

  • Favorecer los circuitos de producción y consumo locales en el abastecimiento de los destinos turísticos a través de productos “Km 0”.
  • Incrementar la labor de concienciación de los destinos desarrollando campañas y materiales de educación para la sostenibilidad específicos para los problemas locales de cada destino y para los distintos destinatarios (operadores turísticos, población local y turistas).
  • Reducir el uso del plástico en toda la cadena de valor del turismo (hoteles, restaurantes, empresas de tours, transporte, guías, etc.).
  • Extender la información sobre emisiones de CO2 generadas para todos los servicios relacionados con el turismo.
  • Fomentar acciones de protección de los recursos naturales y conservación de la biodiversidad.

4. IDENTIDAD CULTURAL DEL TERRITORIO

  • Visibilizar modelos de turismo que generen valor añadido diferencial a partir de la identidad cultural de los destinos.
  • Generar espacios de integración y convivencia entre el visitante y el anfitrión a fin de evitar procesos de aculturación, pérdida de identidad social y turismofobia.
  • Apostar por experiencias de viaje desde factores relacionales, donde el conjunto de las interacciones con las comunidades de destino forme parte de la experiencia vital del viajero.
  • Educar, concienciar y sensibilizar al turista para que sea consciente de la huella cultural que deja en el destino, tan importante como la ambiental.
  • Implicar a todos los agentes turísticos y cadena de valor de los destinos en la conservación del patrimonio cultural tangible e intangible como seña de identidad, promoviendo su conservación y respetuosa difusión.

5. GOBERNANZA DEL TURISMO

  • Situar la planificación estratégica basada en la participación ciudadana como eje central del desarrollo territorial de manera que las comunidades locales decidan quiénes quieren ser y dirijan su propio futuro.
  • Establecer órganos permanentes, representativos del sector turístico y de la sociedad local, para la consulta pública y la toma de decisiones.
  • Incentivar la creación de instituciones y proyectos de colaboración público-privada.
  • Habilitar herramientas de información permanentes y formales que incluyan el intercambio de información entre profesionales y que se ajusten, en formatos y lenguaje, a distintos perfiles relacionados con el turismo.
  • Crear espacios de datos abiertos donde, tanto administraciones como empresas, universidades y profesionales independientes, vuelquen y compartan los datos que generan de manera anónima.

 

Dinamización del territorio, márqueting territorial, SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, territorio

El valor del ‘branding’ en la estrategia del territorio sostenible

El camino hacia el territorio sostenible es una estrategia global que incumbe a toda la sociedad y a todos los agentes interesados. El branding territorial es un aspecto fundamental, porqué sin su participación, difícilmente se trasladaran los valores de la estrategia sostenible a la ciudadanía.

El territorio

No es solo un espacio geográfico, también es un conjunto de valores: la naturaleza, la economía, la cultura, la sociedad, la cultura, el paisaje o el patrimonio… El territorio es entonces es una construcción histórica y una práctica cultural. Es en el territorio donde se refleja claramente la identidad cultural de la comunidad que lo sustenta. 

La Dra. Annette Viel, en su artículo «Quand souffle l’esprit des lieux»,  nos explica que los lugares están marcados por el tiempo que les dio forma. El territorio es un espacio vivo, con una historia que no esta fijada en el tiempo o el espacio y que evoluciona de manera natural o bien a partir de las acciones que se desarrollan. Por tanto el territorio es el reflejo de una época y un espejo de los valores de la sociedad que lo gestiona. La Dra. Viel nos invita, a través del ‘espíritu del lugar’, a crear narrativas para traducir los territorios y capturar e interpretar sus esencias.

 

Territorios sostenibles

El desarrollo sostenible tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la ciudadanía a través de los ejes fundamentales establecidos en la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible  y que se cimientan en tres elementos básicos: el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente. Estos elementos están interrelacionados y son todos esenciales para el bienestar de las personas y las sociedades.

Un territorio sostenible es aquel que cumple con lo que denomino el triángulo del territorio sostenible, una visión basada en tres conceptos:

  • Consciencia de los valores: Como se ha escrito anteriormente el territorio es un conjunto de valores: la naturaleza, la economía, la cultura, la sociedad, la cultura, el paisaje o el patrimonio… Es fundamental ser conscientes de ellos, entenderlos como motor de desarrollo territorial y establecer su función social: participar en la planificación estratégica del territorio y potenciar los ámbitos sociales, culturales y económicos de la sociedad.
  • Cumplimiento con la Agenda 2030 y los 17 ODS: La planificación estratégica del territorio, así como los vectores básicos de desarrollo y el conjunto de acciones han de estar enfocados al cumplimiento de las 169 metas establecidas en los ODS. ¡Atención! Para los paises de la Unión Europea y su entorno también es importante considerar el European Green Deal como marco de referencia.
  • Mejora de la calidad de vida: Es el vértice fundamental de la estrategia para un territorio sostenible. Ser conscientes de los valores y trabajarlos desde una perspectiva sostenible tiene como resultado una mejora de la calidad de vida de la ciudadanía, la presente y la futura. La mejora de la calidad de vida ha ser medible. Por tanto es importante obtener un diagnóstico inicial y diseñar una sistema de indicadores adecuado que permita la evaluación y análisis del desarrollo.

La marca del territorio sostenible

Introduzco el concepto ‘marca territorial’ a través del prólogo que redactó José Antonio Donaire para el libro de Jordi de San EugenioTeoría y métodos para marcas de territorio‘. Dice así: Las marcas territoriales no son la suma de las biografías particulares. Son, por el contrario, una construcción social, una narración colectiva sobre las emociones asociadas a un lugar. Y es aquí donde se inicia el problema. Las marcas territoriales no son marcas convencionales. No es lo mismo un un reloj, una colonia o un automóvil que una comarca.

Para hacer llegar el mensaje del territorio sostenible a la ciudadanía es necesario establecer  mecanismos de divulgación, difusión y creación de experiencias asociadas a sus valores. En este punto es donde adquiere importancia el branding territorial como un elemento más de la estrategia y gestión del territorio. Los objetivos son:

  • Ordenar e integrar el desarrollo sostenible de manera coherente con las capacidades, potencialidades y la planificación estratégica del territorio.
  • Posicionar el territorio con una marca  reconocida que ha de trasladar los valores del territorio sostenible, así como su modelo de gobernanza abierta, transversal y transparente.
  • Impulsar y divulgar el modelo de desarrollo territorial sostenible hacia la ciudadanía, la propia y la ajena.
  • Fomentar la consciencia que las políticas de dinamización territorial basadas en estrategias de sostenibilidad son un factor crecimiento económico re-distributivo, que crean mayores oportunidades para todos, que reducen las desigualdades, mejoran los niveles de vida básicos, fomentan el desarrollo social equitativo e inclusivo y promueven la ordenación integrada y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas.

Finalizo este post poniendo de manifiesto como el branding territorial, conectado a los valores y a una estrategia sostenible de territorio, es una herramienta muy potente que no podemos obviar. Traslada y pone a la ciudadanía ante el reto crucial que tenemos por delante. Aquellos territorios que asuman su futuro sostenible se estarán avanzando. Aquellos que además lo comuniquen y lo expresen tendrán a su ciudadanía como primeros prescriptores, y al resto, como observadores del camino que van a querer realizar.

 

Obras mencionadas:

Imagen principal:

 

Dinamización del territorio, Innovación Social

Innovación Social y Dinamización Territorial

Apreciados seguidor@s y amig@s,

Poco a poco nos vamos conociendo y vais descubriendo algunas de mis facetas profesionales. La más importante es la de consultor en patrimonio cultural. Desde este punto de vista, mi posición se puede resumir en las siguientes palabras «Activar el patrimonio, dinamizar el territorio«, una estrategia que significa fomentar el patrimonio cultural para que su explotación revierta de manera positiva en las comunidades que lo sustentan y apoye el desarrollo local.

innovació socialNo os quiero hablar de esto, pero si de un concepto paralelo, Innovación Social, que busca el mismo objetivo y que descubrí hace un tiempo a través de un artículo  sobre el que he estado reflexionando. ¿Cómo podemos aplicar este concepto des de la gobernanza y con el objetivo de dinamizar territorios?

Más allá de las graves consecuencias sociales de esta crisis, la actual situación también nos obliga a abandonar los actuales escenarios y proponer nuevos paradigmas donde los ciudadanos y su colaboración están en el eje de los nuevos caminos a explorar. Desde este punto de vista, la innovación es un asunto de personas, de valores, de cultura, de ecosistemas, de cooperación…

Promover la Innovación Social requiere de un territorio que genere capital social y relaciones de confianza entre sus ciudadanos, con capacidad para atraer y retener personas y recursos estratégicos y que a la vez fomente el talento de las personas a partir de la creatividad, la innovación y la sociedad del conocimiento.

Desarrollar el camino que nos ofrece la Innovación Social es una oportunidad que no podemos dejar pasar, un tren que hemos de coger y potenciar al máximo. A partir de la Innovación Social podemos definir nuevos modelos de desarrollo social y económico que, desde la colaboración ciudadana y la interacción entre el mundo público y privado, busquen la cohesión social a través de nuevas maneras de gobernanza y participación colectiva que reporten beneficios colectivos y justicia social.

Y a lo mejor pensaréis que este texto es pura retórica o reflexión teórica que difícilmente se puede llevar a la práctica en la acción política sobre nuestros territorios. Os he de confesar que yo también lo creía… hasta que descubrí lo siguiente:  “Aprobación de bases reguladoras y Convocatoria 2012 del Programa para la Promoción de Gipuzkoa como un Territorio que Emprende». Realmente me ha parecido una transportación ideal de la filosofía de la Innovación Social al terreno político. Os propongo seguirlo… yo lo haré…

Espero que este post sea de vuestro interés.

 
Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
@daniguties

LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

ciudadanía, Política cultural

Ciudadanía, políticas culturales y desarrollo territorial

A nadie se les escapa que en estos tiempos de crisis y recortes surgen muchas contradicciones en el entorno de las políticas y los proyectos culturales. Estos días podemos ver de todo: decisión para tirar adelante proyectos o, indecisiones que finalmente conllevan parar y eliminar proyectos.

 

Des de mi punto de vista, la diferencia entre tomar una decisión y otra está en creer, por parte de quien dirige la política cultural de un territorio, en las potencialidades de la cultura y sobretodo tener claro un concepto – guía: la función social de la cultura.

¿Cuáles son los elementos clave en las políticas culturales?

  • Legitimización del proyecto cultural: Es necesaria la identificación de la sociedad con un proyecto. Sin legitimización un proyecto no funciona, puede ser considerado como un «capricho». Cuando se elabora un proyecto cultural es necesario preguntarse al respecto del grado de legitimidad social y reflexionar entorno a los mecanismos que se establecen para favorecer la participación ciudadana.
  • Ciudadanía: Los ciudadanos son siempre el eje central de las políticas culturales. En el momento de plantear políticas y proyectos la pregunta ha realizarse es: ¿Cómo beneficiará esta acción o proyecto a los ciudadanos de un territorio? ¿Sobre qué dimensiones incidirá? (como mínimo sería necesario centrarse en: social, cultural, educativa y económica…).
  • Planificación: Planificar es valorar, es conocimiento, es estudio de las realidades, es tener visión global y transversal del territorio y sus potencialidades. Planificar significa hacer un uso coherente y sostenible de los recursos culturales existentes.

En definitiva, el éxito de las políticas culturales no está en tener recursos que explicar/divulgar/difundir. Quien más quien menos tiene recursos. El éxito se encuentra en la capacidad de analizar en entorno y actuar en función de los conocimientos adquiridos.

  • Entender que los recursos no son el centro de las políticas o proyectos. El objetivo básico de las políticas culturales es generar beneficios a un conjunto de ciudadanos que creen que el trabajo sobre estos recursos puede conllevar un factor de desarrollo.
  • Ser conscientes que un proyecto cultural nunca se puede estimar a corto término. No por los aspectos económicos (que normalmente influyen de manera determinante), si nó porqué es necesario planificar, ir paso a paso. El objetivo no es inaugurar un continente con más o menos contenido. El objetivo es que continente y contenido trabajen todas las dimensiones de la sociedad que los acoge y les da legitimidad.

Las políticas culturales han de ir más allá de los recursos. El reto está en dar respuesta a las cuestiones propuestas por la misma ciudadanía, que cuando se identifica con una serie de propuestas, espera que estas reviertan sobre ella de manera positiva.

Espero que este post sea de vuestro interés!

Saludos!

 

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
@daniguties

Colombia, Dinamización del territorio, Función social patrimonio cultural, Paisaje Cultural, patrimonio cultural

#Colombia, patrimonio y desarrollo sostenible

Hola amig@s,

Como algunos sabéis, hace un mes realicé mi segundo viaje a Colombia con el objetivo, esta vez, de conocer el Caribe colombiano y sus propuestas entorno el patrimonio cultural y natural. En el primer viaje me centré en la zona central y el Eje Cafetero.

Ciertamente este tipo de viajes son muy emocionantes: por los territorios que conoces, las culturas y expresiones compartidas y sobre todo por los nuev@s amig@s que encuentras. Desde el punto de vista profesional Colombia es un gran descubrimiento. Un país con un patrimonio cultural y natural de gran potencial que representa una oportunidad real para el desarrollo sostenible de sus territorios.

De norte a sur encontramos colombiaejemplos. En el Caribe, el Parque Nacional del Tayrona, una zona protegida y bien gestionada donde el patrimonio etnográfico, arqueológico y natural forman una unión única. También encontramos Cartagena de Índias y su espectacular centro amurallado.   Hacia la zona central el Eje Cafetero, extensa zona entre los departamentos del Quindío, Risaralda y Caldas, declarado Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad, donde experimentar entorno al mejor café del mundo. Al sur, el Amazonas, con un patrimonio natural y cultural excepcional. Y entre estos elementos, un sinfín de expresiones y tradiciones fruto de una larga historia precolombina, de colonización, esclavismo y liberación.

Colombia tiene los elementos básicos para diseñar políticas de activación patrimonial que desemboquen en un desarrollo territorial sostenible. Presenta unos recursos culturales y naturales de alta calidad que ofrecen grandes experiencias a sus usuarios, ya sean nacionales o internacionales. ¡Lo he vivido! Es necesario por tanto que la población local se beneficie cultural, social y económicamente de la explotación de estos recursos. La dinamización del territorio a partir de sus recursos culturales y naturales ha de beneficiar a sus ciudadanos (territorio = personas).

El riesgo para Colombia es repetir modelos fracasados en otros países. He IMAG1137podido observar la presión de la construcción y el cemento en los límites del Parque Natural del Tayrona. He visto en Taganga los fondos marinos de sus playas  llenos de escombros procedentes de la construcción. Esto me hace pensar en intereses que no buscan el beneficio común de los ciudadanos de un territorio. También me han explicado la falta de apoyo a las haciendas productoras de café, provocando el abandono de este cultivo y por tanto también de sus expresiones culturales únicas. No hay otro sitio igual en el mundo donde el café tenga una presencia tan intensa.

Colombia tiene mucho recorrido por realizar y puede escoger entre varios modelos. O bien por aquellos que buscan tan sólo la transformación económica a corto plazo de la explotación de unos recursos culturales y naturales; o bien innova y busca su propio modelo, apostando por una estrategia de desarrollo sostenible donde los ciudadanos están en el centro de la acción, se planifica de manera coherente con el territorio y sobretodo se aportan beneficios a todos los ámbitos de la sociedad. Esta es una decisión que ha de tomar, y no puede perder más tiempo.

Espero que este post sea de vuestro interés.

Saludos!

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties

LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

ciudadanía, diagnosis cultural, Dinamización del territorio, márqueting territorial, Paisaje Cultural, patrimonio cultural, territorio

Interpretación, experiencia y márqueting territorial

Hola a tod@s!,

Hace un año publicabamos en el bloc el post «Territorio: identidad y espíritu cultural«. Reflexionábamos entorno  de que manera prodríamos trasladar el concepto identidad cultural al territorio. Llegamos a la conclusión de que era necesario fijar miradas alternativas, responsables y coherentes sobre el territorio, sus recursos y sus necesidades, sobretodo aportando soluciones creativas y novedosas.

 El territorio es un espacio vivo. Su historia no está fijada en el tiempo y el espacio. Evoluciona de manera natural o bien a partir de las acciones que se desarrollan. En definitiva, el territorio es el reflejo de una época y un espejo de los valores de la sociedad que lo gestiona. En este sentido, los lugares patrimonializados, naturales o culturales, constituyen un punto de unión entre la historia pasada y lo que vendrá, el futuro. Esta relación invita a interpretar el territorio, es decir, traducir, crear y darle sentido (1).

¿Cómo experimentar un territorio interpretado?

  • A través de los sentidos y la emoción
  • A partir del conocimiento que proporciona el lugar
  • Generando consciencia y crecimiento personal.

En definitiva, la experiència ha de permitir abrir propuestas para que los ciudadanos sientan, aprendan, disfruten, conozcan y reflexionen.

Para hacer llegar el mensaje del territorio patrimonializado a la ciudadanía en general es necesario establecer mecanismos de divulgación, difusión y creación de productos asociados a los recursos culturales y naturales del lugar. Es en este punto que adquiere importancia el márqueting territorial y su planificación ¿Cuáles son sus objetivos?

  • Ordenar e integrar el desarrollo turístico del lugar de manera coherente con las capacidades, potencialitades y la planificación del territorio.
  • Posicionar el lugar como una marca turística que sea reconocida y valorada por sus características específicas y singulares.
  • Impulsar un modelo turístico ambientalmente sostenible.
  • Fomentar la consciencia de que el turismo es un factor que contribuye al desarrollo económico del territorio y beneficia a la población residente y los sectores complementarios.

Los resultados de un estudio de márqueting territorial deberan establecer un conjunto de estrategias y acciones que permitan asumir a la población autóctona y proponer  a los visitantes experiencias a través de la interpretación del territorio y sus recursos culturales y naturales.

La realización de un plan de márqueting territorial es un elemento básico para la planificación estratégica de un territorio. Sin sus resultados difícilmente se trasladará su identidad cultural a los ciudadanos, propios y ajenos.

Espero que este post sea de vuestro interés.

Saludos!

Nota a pie:

1. Viel, Annete: Quand souffle l’sprit des lieux

Lecturas recomendadas:

San Eugenio Vela, Jordi (2011): Teoria i mètodes per a marques de territori. UOC editorial. Barcelona.

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural
ciudadanía, cultural, diagnosis cultural, Función social patrimonio cultural, Gestión del patrimonio cultural y urbanismo, patrimonio cultural, Sin categoría

¿Creemos en el Patrimonio Cultural o no?

Apreciad@s amig@s,

Por causas laborales llevo unos meses sin actualizar el blog. Este tiempo ha tenido de todo, alegrías y también frustaciones relacionadas con el desarrollo de proyectos patrimoniales. Y ello me ha llevado a reflexionar entorno la pregunta que propongo para este post: ¿Creemos en el Patrimonio Cultural o no?

A nadie se le escapa que estamos en tiempos de crisi, de recortes y de muchas contradicciones entorno los proyectos relacionados con el patrimonio cultural. Durante este tiempo he visto de todo: decisión para tirar adelante un proyecto o, indecisión que al final lleva a parar y eliminar un proyecto. Des de mi punto de vista, la diferencia para tomar una decisión u otra está en creer, por parte de los promotores de los proyectos, en las potencialidades del patrimonio cultural y sobretodo en tener claro un concepto-guía: la función social del patrimonio cultural.

Creer o no creer, esa es la cuestión. ¿Cuales son los elementos que des de mi punto de vista diferencían unos proyectos de otros? Lanzo unos cuantos…

  • Legitimación del proyecto patrimonial. Es necesaria la identifiación de la sociedad con un proyecto. Sin legitimación un proyecto no funciona, puede ser considerado como un «capricho». Sigo las línias trazadas por Iñaki Arrieta (1), quien creo ha definido de manera detallada el concepto legitimación del proyecto patrimonial…  «Al elaborar un proyecto patrimonial, consideramos pertinente que los promotores se preguten acerca de su grado de legitimidad social y que reflexionen también acerca de los mecanismos que deberían establecer para que la vinculación y la participación vayan aumentando a medida que el proyecto se va desarrollando…»
  • Ciudadania. Los ciudadanos son el eje central de cualquier proyecto patrimonial. Si el objetivo central de un proyecto es otro aspecto, no va a funcionar. La pregunta a realizarse en el momento inicial de proyectar debería ser: ¿En qué va a a beneficiar este proyecto a los ciudadanos de «x» territorio? ¿Sobre cuantas dimensiones va a actuar? (como mínimo me centraría en: social, cultural, educativa y económica…).
  • Planificación. Como ya comentamos en un post anterior planificar es valorar, es conocimiento, es estudio de las realidades, és tener una visión global y transversal del territorio y sus potencialidades. Planificar significa realizar un uso coherente de los recursos destinados a un proyecto.

En definitiva, la diferencia entre creer o no en el patrimonio cultural no está en tener un recurso o recursos que explicar/divulgar/difundir. Quien más o quien menos tiene recursos. Creer en el patrimonio cultural implica tener  la capacidad para analizar el entorno y actuar en función del conocimiento adquirido:

  • Entender que el recurso no es el centro del proyecto. El objetivo básico de todo proyecto patrimonial es generar beneficios a un conjunto de ciudadanos que creen que el trabajo sobre este elemento puede significar un factor de desarrollo.
  • Ser consciente que un proyecto patrimonial nunca se puede estimar a corto plazo. No por los aspectos económicos (que normalmente influyen de manera determinante), sinó porque es necesario planificar, ir paso a paso. El objetivo no es inaugurar un continente con más o menos contenido. El objetivo es que el continente y el contenido, el día después de su inauguración, trabajen todas las dimensiones de la sociedad que acogió y legitimizó el proyecto

Creer en el patrimonio significa ir más allá del propio recurso. El reto está en dar respuesta a aquellas cuestiones propuestas por la propia ciudadania, que al identificarse con un proyecto, espera que este revierta sobre ella de manera positiva.

Espero que este post sea de vuestro interés.

Nota al pie:

(1). Arrieta rtizberea, Iñaki (ed): Legitimaciones sociales de las políticas patrimoniales y museísticas. Universidad de País Vasco. Bilbao 2011.

 
Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural
ciudadanía, diagnosis cultural, Dinamización del territorio, Función social patrimonio cultural, Gestión del patrimonio cultural y urbanismo, Paisaje Cultural, patrimonio cultural

Territorio Cultural y gestión de la identidad

Hola a tod@s!!

Bajo el concepto “territorio” lo que encontramos son “personas”, “ciudadanos”.  Hablar de dinamización territorial también implica poner en valor las dimensiones sociales, culturales y educativas. No olvidemos las personas, ya que son estas las que viven, disfrutan y se relacionan con su entorno (territorio = personas). El territorio no es tan solo un espacio geográfico, también es una construcción histórica y una práctica cultural. Por tanto es en el territorio donde se refleja claramente la identidad cultural de la comunidad o comunidades que lo sustenta. El territorio siempre es cultural.

¿Podemos gestionar el territorio cultural? Creo que podemos… es más, debemos. Posiblemente habrá gestores políticos o técnicos que no estén de acuerdo. Bajo mi punto de vista la gestión del Territorio Cultural debe realizarse a través de la identidad y espíritu de los territorios. De esta manera se podrá poner en valor, a través de políticas culturales planificadas, las dimensiones sociales, económicas y culturales. Es decir, proyectar acciones de desarrollo y mejora para las comunidades que sustentan el territorio cultural.

A modo de ejemplo, descubrir la identidad cultural de un territorio va a permitir planificar aspectos como:

  • El urbanismo: programando acciones urbanísticas que permiten un planeamiento urbanístico y de equipamientos a través de criterios y conocimientos previos en geología, arqueología, historia (urbanística, bibliográfica y documental) del sítio, los recursos materiales e inmateriales, la tradición, el folklore…
  • La educación y la cultura: promoviendo el conocimiento y la identificación de los ciudadanos con su territorio.
  • La economía: desarrollando planes de dinamización turística que incidan positivamente en la llegada de visitantes al territorio

En definitiva, necesitamos valorar el territorio como cultural. Siempre lo es. De lo contrario no se podrán diseñar políticas culturales de largo recorrido, coherentes e identificadas con el territorio, es decir, los ciudadanos.

Espero que este post sea de vuestr@ interés,

Saludos!

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimoni Cultural
www.diagnosiscultural.com
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural