SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, turismo

Manifiesto #TurismoReset. Por un nuevo turismo comprometido con la sostenibilidad

Manifiesto para la regeneración del sector turístico a través de un modelo socialmente equitativo, ambientalmente respetuoso y económicamente sostenible.

Daniel Gutiérrez, director de proyectos de Diagnosis Cultural ha formado parte del equipo redactor del Manifiesto #TurismoReset, que tiene como objetivo servir como hoja de ruta para profesionales y administraciones en el camino hacia un turismo comprometido con la sostenibilidad.

Podéis visitar el web de #TurismoReset para descargaros y firmar el manifiesto. A continuación reproducimos el manifiesto en este post:

MANIFIESTO #TURISMORESET

Manifiesto para la regeneración del sector turístico a través de un modelo socialmente equitativo, ambientalmente respetuoso y económicamente sostenible

#TurismoReset es una comunidad compuesta por profesionales de distintos perfiles, procedencias e intereses, que reflejan la transversalidad del sector turístico. Un colectivo que se ha unido bajo el objetivo común de pensar y trabajar por un nuevo modelo de desarrollo turístico, acorde a los desafíos que presenta esta nueva coyuntura. Una visión de trabajo que sea verdaderamente sostenible y responsable, capaz de afrontar los grandes retos a los que se enfrenta no sólo el sector, sino la sociedad en su conjunto.

Nos encontramos ante una situación en la que la unión se hace imprescindible. Al mismo tiempo, se echa en falta una mayor pluralidad de visiones y opiniones en el debate público en el sector, en relación con la mejor salida a la crisis. En este contexto de incertidumbre, conviene no sólo tener en cuenta el corto plazo y actuaciones en clave coyuntural, encaminadas a recuperar los niveles anteriores lo antes posible. Es imprescindible tener también una mirada más amplia, una necesaria visión a largo plazo, en clave estructural, que entienda y corrija aquello que no se estaba haciendo bien en muchos destinos. En este sentido, #TurismoReset se ha convertido en un espacio para la colaboración y el diálogo, reforzando relaciones entre actores y trabajando de manera colectiva en la búsqueda de soluciones regenerativas de la industria.

La actual crisis sanitaria del COVID-19 supone un punto de inflexión en nuestras vidas, que afectará a unas actividades más que a otras. Parece generalizado el consenso de que el turismo será uno de los últimos sectores en recuperarse y, ante una situación tan difícil como ésta, es más necesario que nunca identificar oportunidades.  A pesar de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la sostenibilidad en general están muy presentes en el debate, hace falta ir un paso más allá y proponer ideas y acciones concretas, pensadas en clave de la Administración Pública, el tejido socioeconómico de los destinos, la población residente y los visitantes.

El turismo debe tomar un papel proactivo en esta crisis, convirtiéndose en un agente protagonista del cambio. Está llamado a ser un sector que:

  • Catalice el desarrollo socioeconómico, teniendo no sólo en cuenta los aspectos económicos, sino también indicadores sociales, educativos o culturales.
  • Promueva la igualdad y unas condiciones laborales dignas, que sirvan de ejemplo a otros sectores de la economía.
  • Genere mejoras en la calidad de vida de las personas, a partir del respeto y la conservación de los recursos ambientales y la biodiversidad, reduciendo su contribución al cambio climático.
  • Preserve y potencie la identidad cultural de cada territorio.
  • Adopte la gobernanza como cimiento de la gestión con las comunidades locales en el centro de la planificación.

Ahora mismo cabe preguntarse si queremos de nuevo el mismo crecimiento exponencial en el que estábamos inmersos, en donde la dimensión cuantitativa se ha impuesto a la cualitativa. Debemos aprovechar este momento de pausa para comprender las implicaciones de un incremento continuo en las cifras de viajeros, sin atender a los efectos que se producen en el medio ambiente y la biodiversidad, así como también en las comunidades y sus formas de vida. Es imprescindible introducir en el debate conceptos como la capacidad de carga y los límites del crecimiento, de manera que se minimicen los impactos ambientales, a la vez que se maximiza la rentabilidad social del modelo.

Por todo ello, en este período de urgencia y crisis, este colectivo de Profesionales del Turismo por la Regeneración del Sector considera necesario alzar la voz desde la serenidad y el convencimiento. Defendemos que hace falta darle un nuevo rumbo al futuro del turismo, que se consolide sobre los pilares de un nuevo modelo en torno a las necesidades de las personas y el respeto por el medio ambiente,

Con ese objetivo, y fruto de un proceso de reflexión colectiva, hemos elaborado el siguiente listado de acciones prioritarias. Un punto de partida que pretendemos que sirva como hoja de ruta para profesionales y administraciones y que, a su vez, se irá desarrollando a través de grupos de trabajo multidisciplinares:

1. CATALIZADOR DE DESARROLLO SOCIOECONÓMICO

  • Priorizar modelos turísticos que tengan en cuenta el bienestar de las personas, residentes y visitantes, generando oportunidades justas y equitativas de desarrollo socioeconómico para las comunidades locales.
  • Apoyar la creación de empleo y el emprendimiento a partir del consumo local y de cercanía, para que el turismo se erija realmente en un catalizador de desarrollo y prosperidad para las comunidades.
  • Promover un cambio en los patrones de consumo turístico y en los de movilidad para adaptarlos a una economía más local, donde la calidad prime sobre la cantidad, con especial atención en evitar los procesos de masificación y sobreexplotación de recursos.
  • Rechazar y denunciar aquellas prácticas turísticas que supongan la explotación de personas y animales, promoviendo la igualdad y el respeto a los derechos humanos, y en particular de los grupos de población más vulnerables.
  • Acentuar los análisis de evolución del sector con parámetros cualitativos por encima de los cuantitativos, proponiendo indicadores sociales de medición complementarios al Producto Interior Bruto (PIB).

2. CONDICIONES LABORALES DIGNAS Y DE IGUALDAD

  • Incorporar la perspectiva de género en la planificación turística y en las políticas sectoriales, con el objetivo de promover una igualdad de oportunidades efectiva en el sector.
  • Realizar acciones para la promoción del liderazgo, visibilización y fomento del emprendimiento entre las mujeres y la implementación de buenas prácticas de conciliación familiar y personal, tanto para hombres como para mujeres, dentro de las políticas de recursos humanos.
  • Asegurar un turismo inclusivo, social y accesible, garantizando el derecho de todas las personas al disfrute de la actividad turística y al empleo digno que genere oportunidades de desarrollo para grupos vulnerables.
  • Promover políticas de empleo que favorezcan condiciones laborales justas, faciliten la formación de los recursos humanos y la investigación en sostenibilidad e innovación.
  • Fomentar una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa ambiciosa dentro de las instituciones y las empresas turísticas, comunicando al turista el cumplimiento de los compromisos que se adquieran.

3. PROTECCIÓN DEL ENTORNO Y CAMBIO CLIMÁTICO

  • Favorecer los circuitos de producción y consumo locales en el abastecimiento de los destinos turísticos a través de productos “Km 0”.
  • Incrementar la labor de concienciación de los destinos desarrollando campañas y materiales de educación para la sostenibilidad específicos para los problemas locales de cada destino y para los distintos destinatarios (operadores turísticos, población local y turistas).
  • Reducir el uso del plástico en toda la cadena de valor del turismo (hoteles, restaurantes, empresas de tours, transporte, guías, etc.).
  • Extender la información sobre emisiones de CO2 generadas para todos los servicios relacionados con el turismo.
  • Fomentar acciones de protección de los recursos naturales y conservación de la biodiversidad.

4. IDENTIDAD CULTURAL DEL TERRITORIO

  • Visibilizar modelos de turismo que generen valor añadido diferencial a partir de la identidad cultural de los destinos.
  • Generar espacios de integración y convivencia entre el visitante y el anfitrión a fin de evitar procesos de aculturación, pérdida de identidad social y turismofobia.
  • Apostar por experiencias de viaje desde factores relacionales, donde el conjunto de las interacciones con las comunidades de destino forme parte de la experiencia vital del viajero.
  • Educar, concienciar y sensibilizar al turista para que sea consciente de la huella cultural que deja en el destino, tan importante como la ambiental.
  • Implicar a todos los agentes turísticos y cadena de valor de los destinos en la conservación del patrimonio cultural tangible e intangible como seña de identidad, promoviendo su conservación y respetuosa difusión.

5. GOBERNANZA DEL TURISMO

  • Situar la planificación estratégica basada en la participación ciudadana como eje central del desarrollo territorial de manera que las comunidades locales decidan quiénes quieren ser y dirijan su propio futuro.
  • Establecer órganos permanentes, representativos del sector turístico y de la sociedad local, para la consulta pública y la toma de decisiones.
  • Incentivar la creación de instituciones y proyectos de colaboración público-privada.
  • Habilitar herramientas de información permanentes y formales que incluyan el intercambio de información entre profesionales y que se ajusten, en formatos y lenguaje, a distintos perfiles relacionados con el turismo.
  • Crear espacios de datos abiertos donde, tanto administraciones como empresas, universidades y profesionales independientes, vuelquen y compartan los datos que generan de manera anónima.

 

Dinamización del territorio, márqueting territorial, SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, territorio

El valor del ‘branding’ en la estrategia del territorio sostenible

El camino hacia el territorio sostenible es una estrategia global que incumbe a toda la sociedad y a todos los agentes interesados. El branding territorial es un aspecto fundamental, porqué sin su participación, difícilmente se trasladaran los valores de la estrategia sostenible a la ciudadanía.

El territorio

No es solo un espacio geográfico, también es un conjunto de valores: la naturaleza, la economía, la cultura, la sociedad, la cultura, el paisaje o el patrimonio… El territorio es entonces es una construcción histórica y una práctica cultural. Es en el territorio donde se refleja claramente la identidad cultural de la comunidad que lo sustenta. 

La Dra. Annette Viel, en su artículo «Quand souffle l’esprit des lieux»,  nos explica que los lugares están marcados por el tiempo que les dio forma. El territorio es un espacio vivo, con una historia que no esta fijada en el tiempo o el espacio y que evoluciona de manera natural o bien a partir de las acciones que se desarrollan. Por tanto el territorio es el reflejo de una época y un espejo de los valores de la sociedad que lo gestiona. La Dra. Viel nos invita, a través del ‘espíritu del lugar’, a crear narrativas para traducir los territorios y capturar e interpretar sus esencias.

 

Territorios sostenibles

El desarrollo sostenible tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la ciudadanía a través de los ejes fundamentales establecidos en la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible  y que se cimientan en tres elementos básicos: el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente. Estos elementos están interrelacionados y son todos esenciales para el bienestar de las personas y las sociedades.

Un territorio sostenible es aquel que cumple con lo que denomino el triángulo del territorio sostenible, una visión basada en tres conceptos:

  • Consciencia de los valores: Como se ha escrito anteriormente el territorio es un conjunto de valores: la naturaleza, la economía, la cultura, la sociedad, la cultura, el paisaje o el patrimonio… Es fundamental ser conscientes de ellos, entenderlos como motor de desarrollo territorial y establecer su función social: participar en la planificación estratégica del territorio y potenciar los ámbitos sociales, culturales y económicos de la sociedad.
  • Cumplimiento con la Agenda 2030 y los 17 ODS: La planificación estratégica del territorio, así como los vectores básicos de desarrollo y el conjunto de acciones han de estar enfocados al cumplimiento de las 169 metas establecidas en los ODS. ¡Atención! Para los paises de la Unión Europea y su entorno también es importante considerar el European Green Deal como marco de referencia.
  • Mejora de la calidad de vida: Es el vértice fundamental de la estrategia para un territorio sostenible. Ser conscientes de los valores y trabajarlos desde una perspectiva sostenible tiene como resultado una mejora de la calidad de vida de la ciudadanía, la presente y la futura. La mejora de la calidad de vida ha ser medible. Por tanto es importante obtener un diagnóstico inicial y diseñar una sistema de indicadores adecuado que permita la evaluación y análisis del desarrollo.

La marca del territorio sostenible

Introduzco el concepto ‘marca territorial’ a través del prólogo que redactó José Antonio Donaire para el libro de Jordi de San EugenioTeoría y métodos para marcas de territorio‘. Dice así: Las marcas territoriales no son la suma de las biografías particulares. Son, por el contrario, una construcción social, una narración colectiva sobre las emociones asociadas a un lugar. Y es aquí donde se inicia el problema. Las marcas territoriales no son marcas convencionales. No es lo mismo un un reloj, una colonia o un automóvil que una comarca.

Para hacer llegar el mensaje del territorio sostenible a la ciudadanía es necesario establecer  mecanismos de divulgación, difusión y creación de experiencias asociadas a sus valores. En este punto es donde adquiere importancia el branding territorial como un elemento más de la estrategia y gestión del territorio. Los objetivos son:

  • Ordenar e integrar el desarrollo sostenible de manera coherente con las capacidades, potencialidades y la planificación estratégica del territorio.
  • Posicionar el territorio con una marca  reconocida que ha de trasladar los valores del territorio sostenible, así como su modelo de gobernanza abierta, transversal y transparente.
  • Impulsar y divulgar el modelo de desarrollo territorial sostenible hacia la ciudadanía, la propia y la ajena.
  • Fomentar la consciencia que las políticas de dinamización territorial basadas en estrategias de sostenibilidad son un factor crecimiento económico re-distributivo, que crean mayores oportunidades para todos, que reducen las desigualdades, mejoran los niveles de vida básicos, fomentan el desarrollo social equitativo e inclusivo y promueven la ordenación integrada y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas.

Finalizo este post poniendo de manifiesto como el branding territorial, conectado a los valores y a una estrategia sostenible de territorio, es una herramienta muy potente que no podemos obviar. Traslada y pone a la ciudadanía ante el reto crucial que tenemos por delante. Aquellos territorios que asuman su futuro sostenible se estarán avanzando. Aquellos que además lo comuniquen y lo expresen tendrán a su ciudadanía como primeros prescriptores, y al resto, como observadores del camino que van a querer realizar.

 

Obras mencionadas:

Imagen principal:

 

SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad

Más sostenibilidad para la era posterior al COVID-19

portada el decálogo publicado en https://www.uclg.org/es

La sostenibilidad se encuentra en la base de la respuesta de las ciudades y los municipios a la crisis generada por el COVID-19. Así se refleja en el Decálogo elaborado por la Organización Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos – CGLU-.

Llevamos semanas tratando de asumir las consecuencias sociales y económicas de este tiempo de pandemia y confinamiento que estamos viviendo. Sinceramente, pienso que todavía no somos capaces de vislumbrar la profundidad de los cambios y transformaciones que va a provocar.

La sociedades, y dentro de ellas los colectivos más vulnerables, vamos a estar mucho menos protegidos y el impacto va a ser más fuerte y más devastador. Es por tanto el momento de preparar las defensas y los paraguas que sólo las comunidades entorno las ciudades y los municipios pueden ofrecer.

En este sentido celebro que la CGLU haya dado un paso adelante proponiendo un documento que establezca las bases y los criterios con los que las ciudades y municipios deberían actuar para proteger su ciudadanía. Creo que tal y como propone el documento, que es un acierto establecer que el marco de la transformación pivote sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS-.   Tal y como se expresa el documento ‘Los principios del Local 2030 y los ODS siguen siendo, ahora más que nunca, una referencia válida para enmarcar las medidas de transformación que se están implementando.‘.

Las 10 propuesta básicas del ‘Decálogo para la era post-COVID-19’

  1. Garantizar los servicios públicos. Desarrollo de sistemas sólidos de atención sanitaria universal, apoyados por una sólida prestación de servicios básicos.
  2. Paquetes de apoyo financiero. Adoptar mecanismos de apoyo financiero que permitan a los gobiernos locales y regionales seguir trabajando en primera línea para las comunidades durante la crisis y en la
    fase de recuperación posterior a la crisis de COVID-19.
  3. Modelos de proximidad de consumo y producción a nivel global. Habrá que fomentar los modelos de producción de proximidad y tener en cuenta al sector informal, así como a las pequeñas y microempresas y las empresas de nueva creación, lo que nos permitirá aprovechar la innovación inclusiva.
  4. Un ‘acuerdo verde’ a nivel mundial. Es esencial asegurar que las medidas que deben adoptarse para hacer frente al cambio climático se lleven a cabo en el mundo tras la COVID-19. Debemos asegurarnos de que las medidas para revitalizar la economía no socaven las legítimas preocupaciones ambientales.
  5. Nuevas ciudadanías y libertades para una democracia renovada. No existe una falsa dicotomía entre seguridad y salud, o privacidad y libertades civiles. Es imperativo asegurar que la seguridad y la vigilancia se lleven a cabo de manera que se preserven los derechos.
  6. Generación de Igualdad. Ha llegado el momento de colocar un marco de igualdad en la planificación urbana, en la legislación y en el desarrollo. Ha llegado el momento de asegurar la plena inclusión, la plena participación de las mujeres y las niñas en la política y el tejido social de las ciudades y las regiones.
  7. Territorios que cuidan a sus servidores públicos. La crisis ha puesto de relieve la importancia de proteger a los trabajadores públicos. Corresponde a los gobiernos locales y regionales cuidar de quienes trabajan día a día
    para proporcionar servicios básicos a nuestras comunidades, valorar sus contribuciones a la sociedad, asegurar trabajo decente, y fomentar un modelo de producción que ponga en primer plano la prestación de servicios y a sus proveedores.
  8. La cultura como un antídoto para los efectos secundarios. Los actores y sectores culturales han respondido y han ofrecido contenidos críticos e inspiradores que nos están ayudando a superar la crisis. La gente ha recurrido a la cultura para crear significado, para mostrar solidaridad y levantar la moral general. No puede haber una mejor ilustración de por qué la cultura debe consolidarse como el cuarto pilar del desarrollo sostenible.
  9. Un sistema interurbano. Un sistema internacional construido sobre la fuerza de las ciudades y los gobiernos
    locales que aprenden y definen políticas conjuntamente apoyados por fuertes asociaciones que permitirán la ampliación de las acciones.
  10. La nueva generación del multilateralismo. Necesitamos un plan global. Las medidas internacionales que sean amplias, inclusivas y eficaces para llegar a todos los territorios sólo pueden lograrse mediante una sólida gobernanza internacional y regional, y requerirán que se fortalezcan los sistemas para hacer frente a los desafíos que se avecinan.

Todos los gobiernos locales, así como las instituciones superiores están llamadas a aunar esfuerzos en un sistema de gobernanza multilateral que ha de tener como objetivo no dejar nadie atrás. Las comunidades se han demostrado como las estructuras de solidaridades más sólidas. Por tanto,  si no lo hacemos ahora… ¿Cuándo lo vamos a hacer? Cómo dice el subtítulo del documento: ‘El Decálogo es una oportunidad para tomar responsabilidad ante las generaciones futuras‘.

Europa, SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad

¿Qué tienen en común los SDG, los donuts y Amsterdam?

Imágen del ‘Donut’ en www.kateraworth.com/doughnut/

El marco político y la teoría económica indispensable para proyectar la sostenibilidad de nuestros territorios están sobre la mesa. ¿Podemos hacer realidad este futuro? Os propongo analizar que tienen en común los SDG con los donuts y Amsterdam.

SOSTENIBILIDAD: MARCO POLÍTICO

La sostenibilidad es una posición ante la degradación real de nuestros entornos, medioambientes y planeta que lleva décadas planteándose. Desde que en el 1968 se creara el Club de Roma, muchas declaraciones, conferencias, informes, etc… se han sucedido. Es en el marco de la ONU que se han trabajado ininterrumpidamente los criterios de la sostenibilidad: Carta Mundial de la ONU para la Naturaleza [1982], Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo de la ONU [1984],  Informe Brundtland [1987] o la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo y Agenda 21. [1992] o el Protocolo de Kioto entre otros.

La Unión Europea también ha jugado un papel importante en el desarrollo de políticas de sostenibilidad. La Carta de Aalborg [1994] de Ciudades Europeas hacia la Sostenibilidad o los programas V y VI de Acción en materia de Medio Ambiente son antecedentes interesantes a las políticas actuales.

La Agenda 2030 y los SDG

Los antecedentes al marco político actual los encontramos inicialmente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio [2000], que se centraba básicamente en una agenda social. En 2012, en la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible Rio+20 se planteó la continuación y el avance sobre los objetivos del milenio, y sobre este trabajo nació la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En 2015, la Asamblea General de la ONU en New York adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

European Green Deal

El Pacto Verde Europeo, aprobado en Bruselas por la Comisión Europea en diciembre de 2019 es la respuesta europea al cambio climático y la degradación del medio ambiente, entendidas como una amenaza existencial a la que se enfrentan Europa y el resto del mundo. Para superar estos retos, Europa necesita una nueva estrategia de crecimiento que transforme la Unión en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva, donde:

  • hayan dejado de producirse emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050
  • el crecimiento económico está disociado del uso de recursos
  • no haya personas ni lugares que se queden atrás.

El Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible. Realizar este objetivo exigirá transformar los retos climáticos y medioambientales en oportunidades en los ámbitos políticos y que logremos una transición justa e integradora para todos.

LA ECONOMÍA DEL DONUT. EL MARCO ECONÓMICO

La teoría económica del ‘Donut’ se ha planteado a partir del trabajo de economistas, inicialmente alternativos, que han propuesto el modelo económico sostenible del futuro durante esta última década. Autores como Johan Rockström, llevan planteando desde el 2009 cual es el Espacio operativo seguro para la humanidad o los Límites de La Tierra.

La autora de referencia y que ha definido a la economía del Donut es Kate Raworth, economista  centrada en explorar la mentalidad económica necesaria para abordar los desafíos sociales y ecológicos del siglo XXI, y es la creadora del Donut de las fronteras sociales y planetarias. Sus planteamientos son fruto del trabajo de los últimos 20 años con microempresarios en las aldeas de Zanzíbar, siendo coautora del Informe de Desarrollo Humano para el PNUD en Nueva York y como investigadora en Oxfam.

La economía del Donut nos propone que el desafío del siglo XXI de la humanidad es satisfacer las necesidades de todos dentro de los medios del planeta. En otras palabras, para garantizar que nadie se quede corto en lo esencial de la vida (desde alimentos y vivienda hasta atención médica y voz política), al tiempo que aseguramos que colectivamente no sobrepasemos nuestra presión sobre los sistemas de soporte vital de la Tierra.

AMSTERDAM. EL MARCO PRÁCTICO

Amsterdam ha presentado un plan económico para el periodo 2020-2050 denominado ‘The Amsterdam Circular Strategy’ que se basa en los postulados de la economía del Donut. Su objetivo: la reducción del 50 por ciento del uso de nuevas materias primas en 2030. La ciudad espera tener una economía completamente circular para 2050.

Algunas de las medidas que se pondrán en marcha se centraran en fomentar productos que duren más tiempo y permitan las reparaciones, imponer medidas para que los restaurantes y hoteles donen la comida que desechen o crear los llamados «pasaportes de materiales» que contabilicen los materiales reutilizables en las demoliciones o promuevan el uso de materiales más sostenibles en la construcción de edificios. La bases del desarrollo sostenible de Amsterdam será:

  • Preservar las materias primas
  • Compartir y reparar
  • Reciclaje y reutilización
  • Perder menos comida
  • Comprar menos
  • Reutilización de materiales de construcción

El modelo económico detrás de estas decisiones es mucho más ambicioso e incluye una manera innovadora de calcular la riqueza de las sociedades en las que se tenga en cuenta la interconexión del mundo globalizado y los límites físicos del planeta.

CONCLUSIÓN: AVANCEMOS

El marco político y la teoría económica indispensable para proyectar el futuro sostenible de nuestros territorios están sobre la mesa. Ahora ya tenemos una ciudad, Amsterdam, que propone llevar a cabo la estrategia. Tenemos dos opciones: O esperamos a ver qué pasa con Amsterdam, o nos sumamos a su iniciativa y creamos conjuntamente el futuro sostenible que necesitamos. No tengo ninguna duda, apuesto por lo segundo.

diagnosis cultural, SDG ODS Agenda2030, sostenibilidad, territorio

Webinar: ‘Hacia el territorio sostenible. La experiencia turística

La charla, realizada por vídeo conferencia tenía como título ‘Hacia el territorio sostenible. La experiencia turística‘, y contó con 45 inscritos, número que indica el interés que suscitó.

El pasado jueves 16 de abril, nuestro director Daniel Gutiérrez, inició las Sesiones de Intercambio de Conocimiento que organiza la plataforma #TurismoReset. El objetivo de la presentación fue abrir un debate entre profesionales entorno la sostenibilidad territorial y poniendo el ejemplo del turismo. Daniel Gutiérrez expuso su visión y método para desarrollar una estrategia de territorio hacia la sostenibilidad, y como el turismo forma parte de esta estrategia.

La presentación tuvo cinco bloques que podéis seguir en el siguiente vídeo:

1. El marco de la sostenibilidad

2. Los valores del territorio

3. El territorio sostenible

4. Hacia la destinación turística sostenible

5. Experiencias turísticas sostenibles

Os dejamos con la presentación. Esperamos que sea de vuestro interés. Como siempre, no dudéis en poneros en contacto con nosotros para resolver cualquier duda o comentar cualquier aspecto.

 

diagnosis cultural, Europa, márqueting territorial, Paisaje Cultural, sostenibilidad, turismo

Territorio y sostenibilidad. El valor del paisaje cultural en una botella

Territorio y sostenibilidad. El valor del paisaje cultural en una botella

El pasado 4 de febrero, en el marco del Barcelona Cocktail Art que se celebró dentro del Barcelona Wine Week en Fira de Barcelona, realicé una presentación invitado por Cocteleria Creativa. El objetivo era mostrar como podemos trabajar la sostenibilidad y la experiencia territorial a través de los productos espirituosos.

Planteé a la organización realizar una presentación para comprender y dar las claves del espíritu y la experiencia del territorio sostenible, siguiendo el método de trabajo de Diagnosis Cultural.

Los 7 bloques de la conferencia fueron:

1. El marco de la sostenibiidad. Agenda 2030, ODS y EU Green Deal

2. El territorio y su relato. La experiencia de territorio

3. E territorio sostenible. Triángulo del desarrollo sostenible

4. El Paisaje Cultural

5. La transmisión del Paisaje Cultural

6. Los ODS en la experiencia de territorio y sus productos

7. Ejemplos de experiencias sostenibles.

A continuación os dejo con la presentación. Espero que sea de vuestro interés!! Ya sabéis, no dudéis en comunicaros conmigo si queréis comentar algún aspecto.

Saludos y cuidaros!

 

Daniel Gutiérrez

Director de proyectos de Diagnosis Cultural

anoia, Dinamización del territorio, Europa, patrimonio cultural, Política cultural, Sin categoría, turismo

Participación en la Semana Europea de las Regiones y las Ciudades

A principios de octubre de 2019, entre los dias 7 y 10 se celebró la Semana Europea de las Regiones y las Ciudades #EURegionsWeek, un gran evento global a nivel europeo y que es el punto de encuentro de todas las ciudades y regiones que comparten proyectos en Europa

Esta edición era muy importante, ya que se exponían la mayoría de proyectos realizados mediante la estrategia H2020 y se presentaban las claves de la estrategia del nuevo ciclo 2021-2017, que se resumen en:

  • Innovación
  • Cohesión
  • Conocimiento
  • Sostenibilidad

Valoramos la participación en esta edición como muy positiva. La visión europea es fundamental para los proyectos estratégicos que podemos desarrollar en nuestras instituciones locales, comarcales y en los diferentes ámbitos de la gestión política.

Como siempre, participar, compartir y aprender ha de formar parte de nuestra estrategia. Es la manera de avanzar hacia el futuro.